¿Qué es y para qué sirve el método Pilates?

No ajeno a los vaivenes de la moda, el planeta del fitness tiene hoy una estrella indiscutida: el Pilates, una disciplina que comenzó siendo muy exclusiva y sólo para “celebrities” y que ahora se masificó.

Se trabaja en unas “camas” especiales y la idea es prosperar tanto el estado del cuerpo como el de la mente.
Se conoce con el nombre de Pilates –por Joseph Pilates, su creador- al método de entrenamiento físico y mental que brota de la unión de disciplinas como el yoga, el ballet, la gimnasia, la traumatología, el control mental y las técnicas de respiración y relajación.

En contraste a otras disciplinas que trabajan solo el plano físico, en Pilates se hace hincapié en el uso de la psique para supervisar el cuerpo y la meta es conseguir un equilibrio entre ambos.

Este procedimiento puede ser practicado por personas de cualquier edad y estado físico en tanto que se trata de una actividad de tipo anaeróbico que no demanda grandes esfuerzos.

Se usa como terapia de rehabilitación para pacientes con nosologías o, sencillamente, con dolores de espalda debidos a un trabajo muy sedentario. Los ejercicios se adaptan a las posibilidades y limitaciones de cada persona y en eso se distingue el Pilates, por ejemplo, de una clase “masiva” de aerobics. De todas y cada una formas, quienes tengan dolores o bien cualquier problema de salud, siempre y en toda circunstancia deben consultar a su médico ya antes de comenzar una actividad física.

Durante las sesiones se busca trabajar los músculos internos para mantener el equilibrio corporal y dar estabilidad y solidez a la columna vertebral. La respiración está muy controlada y debe acompañar los movimientos del cuerpo.

Según Joseph Pilates, la columna vertebral es la que muestra la auténtica edad de una persona, no las arrugas o bien los años cumplidos: “Si tiene la espalda rígida a los treinta, ya es un anciano. Si la tiene completamente flexible a los sesenta, todavía es joven”.

Para ver resultados se recomienda empezar con dos sesiones semanales de una hora, que comienzan con un calentamiento y prosiguen con el trabajo de los grandes grupos musculares, centrándose en el abdomen y en la realineación del cuerpo. Finalmente, la clase termina con una relajación.

Por lo general, el trabajo se realiza en camas especialmente diseñadas, tal como lo ideó su autor, mas hoy en día se han adaptado ejercicios que pueden efectuarse en colchonetas y hasta hay DVD’s con clases para hacer Pilates en casa, sin necesidad de contar con ningún elemento de manera especial.

Entre los beneficios de practicar esta disciplina se encuentra el hecho de que en pocas semanas mejora la circulación sanguínea, la flexibilidad y el balance corporal, y se favorece la postura calmando las tensiones del cuello y de la espalda.

Además de esto, los ejercicios suaves de Pilates son ideales para el embarazo y el posparto porque mejoran la condición cardiovascular y muscular, corrigen la postura, robustecen la musculatura profunda y evitan un incremento excesivo de peso. La restauración postparto asimismo es más rápida y conveniente cuando se trabaja con Pilates.

La promesa hecha por el mismo Joseph Pilates, es la siguiente: “Una persona se siente mejor a las diez sesiones, se ve mejor a las veinte sesiones y tiene un cuerpo nuevo a las 30 sesiones”. A dos a la semana, esto nos daría un cuerpo nuevo en unos 4 meses de trabajo. Al menos, vale la pena probar.

Related posts

¿Qué es la danzaterapia?

universomujer.com

Leave a Comment