Preguntas más frecuentes sobre Ovulación

¿Qué es la ovulación?

Todos y cada uno de los meses, el cuerpo de la mujer se prepara para un posible embarazo. Esta preparación ocurre en lo que tiene por nombre “ciclo menstrual”, y la regla es solo parte de este ciclo.

En dependencia de cada mujer, el ciclo menstrual normal puede durar entre 23 y 35 días, siendo el promedio de 28 días. 

Se cuenta como primer día del ciclo al día en el que comienza la regla, es decir, el sangrado abundante que precisa de apósitos o bien tampones, y no solo unas gotitas.

Esta aclaración se debe a que hay muchas mujeres que, por diferentes motivos, empiezan con pequeños goteos de sangre en ocasiones hasta una semana ya antes del comienzo de la menstruación “real”, y esto puede producir confusiones.

El ciclo termina con el inicio de la próxima regla.

La ovulación ocurre, más o menos, en medio del ciclo. Entonces, tomando como un ejemplo un ciclo de veintiocho días, la ovulación sería el día 14. De todas formas, ocasionalmente se puede ovular unos días antes o bien unos días después. 

En raras ocasiones una mujer puede ovular dos veces en un mismo ciclo, mas lo que sí puede ocurrir es que durante la ovulación, y en un período de veinticuatro horas, se liberen 2 o bien más óvulos en lugar de uno, lo que puede determinar la concepción de mellizos.

La llamada “ovulación” ocurre cuando un óvulo maduro cae de uno de los ovarios (reservorios de todos y cada uno de los óvulos que tiene una mujer) y es absorbido por la trompa de Falopio (que conecta los ovarios con el útero o matriz), donde emprende un viaje hasta el útero. 

Si un espermatozoide se halla con el óvulo mientras que viaja por las trompas de Falopio, lo fertiliza y después el óvulo se adhiere a la pared del útero, la mujer queda embarazada.

Si esto no sucede, el viaje del óvulo concluye en el útero donde se disuelve y es absorbido por el organismo. Cuando no se genera un embarazo, el ovario deja de producir las hormonas necesarias para la gestación 14 días después, y la capa de tejido (endometrio) que ha ido recubriendo el interior del útero preparándose para la posible implantación de un feto, se desprende al lado de la sangre menstrual.

Es esencial comprender que el cuerpo no marcha como una computadora y que los ciclos y sus datas pueden variar de mujer a mujer y también, incluso, en una misma mujer mes a mes si bien sus ciclos suelan ser regulares.

¿Cuáles son los signos o síntomas de la ovulación?

Si bien los signos de ovulación pueden ser múltiples, existen muchas mujeres que solo notan uno o bien 2 de ellos:

– Cambio en el flujo vaginal
– Dolor breve mas punzante o sordo en un lado del abdomen
– Incremento del deseo sexual
– Nivel elevado de la hormona luteinizante, que puede detectarse por medio de una prueba de ovulación
– Cambio incesante en la temperatura basal
– Sensibilidad en los pechos
– Hinchazón abdominal
– Sentido mayor de la visión, el olfato o bien el gusto

¿De qué forma saber si estoy ovulando y cuáles son los días fértiles?

Hay diferentes maneras de identificar los días fértiles, que se dan justo antes de la ovulación y hasta uno o bien un par de días luego de haberse producido la misma. 

El método del calendario: consiste en identificar los días fértiles utilizando el calendario. En las mujeres con ciclos regulares, por servirnos de un ejemplo, de veintiocho días, el periodo fértil se extiende desde el décimo día hasta el día 16 del ciclo.

El procedimiento de la temperatura basal o bien rectal: consiste en tomarse la temperatura introduciendo el termómetro en el ano o bien en la boca en ayunas y ya antes de levantarse o efectuar cualquier movimiento (hay que dejar preparado el termómetro desde la noche precedente, bajado a cero y al alcance de la mano). 

Este método se fundamenta en que a lo largo de los días siguientes a la menstruación la temperatura es baja, y desciende todavía más justo antes de la ovulación, para acrecentar exactamente el mismo día de la ovulación, persistir elevada de cuarenta y ocho a 72 horas y descender gradualmente hasta la siguiente regla.

El método del moco cervical o Billings: consiste en identificar los días fértiles observando los cambios en el color y la densidad del moco cervical o flujo vaginal. 

Tras la regla hay unos días de sequedad, es decir, de ausencia de flujo. Entonces, comienza a aparecer una mucosidad pegajosa y cierta sensación de humedad, producida por un flujo de aspecto y consistencia afín a la de la clara de huevo cruda, lo que indica que ha comenzado el periodo fértil.

Test de ovulación: estos test se pueden comprar en farmacias y están basados en la detección de cambios hormonales. Los más empleados son los test de LH, que advierten en orina la hormona luteinizante, responsable de la ovulación, y los test de estrógenos, que se basan en la determinación de estrógenos (una hormona que aumenta de forma notable días previos a la ovulación) en saliva o en el flujo vaginal. 

Ninguno de estos test es cien por ciento exacto y pueden determinar falsos positivos o bien negativos, en tanto que la biología en ocasiones es impredecible y, además, hay condiciones de salud que pueden producir cambios hormonales sin que esto signifique que se está ovulando.

De todas y cada una maneras, el test que registra las variaciones de los niveles de la hormona luteinizante en orina es el más científico, el más empleado y el que predice con mayor precisión y certeza la ovulación.

A lo largo del periodo de ovulación, ¿cuántos días somos fértiles?

Los días fértiles son los cinco días precedentes y los 2 días posteriores a la ovulación. En este lapso, el pico máximo de fertilidad es el día anterior a la ovulación, cuando se dan las condiciones perfectas para la llegada y el ascenso de los espermatozoides al útero. 

Hay que tener en cuenta que los espermatozoides subsisten de tres a 5 días en el cuerpo de la mujer y que un óvulo promedio acostumbra a tener solo 24hs de vida. 

En la sobrevida de los espermatozoides influyen mucho las condiciones del moco cervical preovulatorio (ese de aspecto y consistencia similar a la clara de huevo), que deja que los espermatozoides vivan un mínimo de 48hs en el cuello uterino y, en muchas oportunidades, hasta 5 días.

¿Puedo ovular a lo largo de la regla?

La contestación a esta pregunta es muy relativa. En ocasiones, durante la ovulación se genera un sangrado que puede ser confundido con la menstruación, sobre todo en mujeres con ciclos irregulares, pero que en realidad responde a los cambios hormonales en los días fértiles.

Por otro lado, si bien es poco probable y inusual, es posible quedar encinta habiendo mantenido relaciones íntimas durante la menstruación producto de que los espermatozoides viven hasta cinco días dentro del cuerpo de la mujer. Entonces, si la ovulación se adelantó, produciéndose inmediatamente después de la menstruación, es posible que la mujer haya quedado encinta por las relaciones mantenidas en aquel instante.

Es decir que, aunque se trate de algo inusual y aunque no se ovula durante la regla, es posible quedar encinta habiendo tenido relaciones en esos días o por haber confundido el sangrado por ovulación con la menstruación.

¿Es posible ovular justo después de la regla?

Esto depende de la cantidad de días que dure el ciclo menstrual. En las mujeres con ciclos cortos, de 21 días por ejemplo, mas con reglas largas, la ovulación podría producirse justo después de menstruar.

¿Por qué razón? Porque la ovulación ocurre normalmente entre doce y 16 días antes de que comience el próximo periodo, y esto podría representar una ovulación en los días 6 a 10, si hablamos de un ciclo de veintiuno días.

¿Es posible ovular sin que se genere la menstruación?

No, por norma general, la ausencia de menstruación señala que no ha habido ovulación. Sin embargo, desde que una mujer libera un óvulo transcurren entre 12 y 16 días antes que se genere la menstruación, entonces, su ausencia puede representar un embarazo. 

Por su parte, si se está amamantando y por eso no se generó la menstruación, es posible ovular en cualquier instante, por eso se recomienda tomar en consideración medidas anticonceptivas indicadas para esta etapa si se quiere prevenir un embarazo.

¿Puedo menstruar si bien no haya ovulado?

Tener un periodo no significa necesariamente que la ovulación haya ocurrido. Algunas mujeres pueden tener lo que se llama un ciclo anovulatorio (es decir, la ovulación no se ha producido). 

Durante un ciclo anovulatorio, las mujeres pueden probar algo de sangrado que puede confundirse con una menstruación, si bien realmente no lo sea o bien, aun, verdaderos sangrados idénticos a los de la menstruación normal.

Este sangrado acostumbra a ser ocasionado por una acumulación en el revestimiento del útero que ya no puede sostenerse a sí o por una minoración de estrógeno. 

En estos casos, la principal forma de descifrar de producirse la ovulación es mediante el seguimiento de la temperatura basal del cuerpo.

¿Se puede ovular en más de una ocasión a lo largo de cada ciclo?

Por lo general, salvo muy raras excepciones, no es posible ovular más de una vez en un ciclo, mas lo que sí puede acontecer es que a lo largo de la ovulación, y en un periodo de veinticuatro horas, se liberen dos o bien más óvulos en lugar de uno, lo que puede determinar la concepción de mellizos.

De todas y cada una maneras, se han comprobado segundas ovulaciones eventuales en torno a los dieciseis a 18 días del ciclo. Es posible que esto seo causa concurrente de la mala seguridad que brindan los métodos anticonceptivos, mal llamados “naturales”, que utilizan la abstinencia periódica en data fértil como mecanismo de acción.

Naturalmente la mujer tiene un aumento del deseo sexual en su periodo fértil, y genera feromonas que la hacen más atrayente para su compañero. Evitar las relaciones íntimas en ese instante es totalmente antinatural, ya que la naturaleza, a fin de conservar la especie, ayuda justamente con las feromonas y el incremento del deseo sexual femenino a que se produzcan encuentros sexuales en el periodo fértil.

¿De qué manera saber si la calidad de mis óvulos es buena?

La edad de la mujer es el primordial factor de la calidad de los óvulos. 

Presentes desde el nacimiento, los óvulos o bien ovocitos avejentan con la mujer, a diferencia de los espermatozoides, que se producen nuevos diariamente a lo largo de siempre del hombre. 

Como regla general, a partir de los treinta y seis años de edad disminuye la “calidad” ovocitaria al dificultarse la eliminación del 50 por ciento de los cromosomas contenidos en un óvulo. 

A diferencia de los espermatozoides, que son generados desde un comienzo con solo 23 cromosomas, los ovocitos tienen 46 cromosomas, como todas y cada una de las células de nuestro cuerpo. 

En el instante de la fertilización, se eliminan en un “globulito” microscópico -denominado cuerpo polar-, la mitad de los cromosomas (el humano tiene 23 pares de cromosomas en conjunto, idénticos en la mujer y un par dispar en los hombres, que contienen el cromosoma sexual “Y”).

El problema ocurre cuando no se elimina la mitad de los cromosomas a lo largo de la fertilización.

Un ovocito que contiene un número mayor a veintitres cromosomas, tiene bajas chances de producir un embarazo. Mas si el embarazo evoluciona, puede conllevar inconvenientes en el bebé. Un caso bien conocido es el de los pequeños perjudicados por Síndrome de Down, donde, generalmente, es el cromosoma número 21 el que no se separó produciendo un ovocito con un total de 24 cromosomas, que cuando evoluciona en un embarazo lo hace con una “trisomía” (por el hecho de que se presenta con tres cromosomas “21”). 

Por norma general, los inconvenientes cromosómicos se acentúan a partir de los 38 años de edad y se agudizan luego de los 40.

                                                                                                                                    Asesoró: Dr. Edgardo Rolla, obstetra. 
                                                                                                                                    Especialista en medicina reproductiva

Related posts

Síntomas de Embarazo

universomujer.com

La importancia de una Sociedad Vacunada

universomujer.com

Cáncer de Mama

universomujer.com

Leave a Comment