Agregar como página favorita
Tu correo electrónico:
 
¿Sos una persona muy autoexigente?

Ver resultados

Ver más

¿Qué hacer frente al miedo que provocan los ascensores?

 
Página 1 de 2
Fecha de última actualización:26/12/2016
Uno de los tipos de fobias más comunes es el temor a quedarse encerrado en un ascensor. Qué hacer frente a esta situación manteniendo la calma.

La claustrofobia, es decir, el miedo al encierro, se manifiesta como el temor a las posibles consecuencias de quedarse encerrado en un lugar y no poder salir, como también a través de la idea de que en ese espacio faltará el aire y hay posibilidades de asfixia. Es decir, que en sí, no es un temor al espacio cerrado en sí mismo, si no a lo que podría pasar al encontrarse allí.

Uno de los espacios más comunes en donde se desarrolla este tipo de fobia son los ascensores. Sin embargo, esto no significa que el miedo tenga su origen en alguna mala experiencia previa, sino que este temor puede estar representando otra cosa.

Cuando el claustrofóbico debe enfrentarse a subir a un ascensor puede experimentar los síntomas de un trastorno de ansiedad o de un ataque de pánico, aunque padezca un síndrome distinto a éstos. Entre los síntomas más comunes se pueden mencionar: taquicardia, mareos, desesperación, falta de aire, sudoración.

Hay personas que tratan de disimular este padecimiento, de no exteriorizar el temor cuando no les queda otra opción que tomarse un ascensor, otras que prefieren subir las escaleras, sin importar cuántos pisos sean, y otras que directamente prefieren no asistir a lugares donde sea necesario usar el ascensor. Cuando este problema comienza a convertirse en un obstáculo en el trabajo, con los vínculos o en otros ámbitos sociales significa que llegó el momento de hacer algo.

¿Cómo solucionar esta fobia?


La claustrofobia es, como otras fobias, un síntoma que está expresando un problema, es decir que tiene un sentido oculto, disfrazado. Para hallar el origen de esta fobia es necesario realizar algún tipo de terapia en la que se pueda investigar la raíz del trastorno. Conocer las causas de este problema puede mejorar considerablemente la vida de la persona.

Hay que tener en cuenta que, muchas veces, este miedo surge sin que haya relación directa con algún hecho previo (como haberse quedado encerrado en el ascensor alguna vez). Por eso, para poder tratarlo es necesario llegar a las causas que lo están motorizando.

 

¿Qué cosas ayudan a minimizar este problema?


Como la solución no es inmediata, por más tratamiento que se haga, hay algunos tips que pueden ayudar a minimizar los temores:

  • Tratar de subirse al ascensor acompañados
  • Colocarse cerca de las puertas del ascensor
  • Recordar situaciones previas en las que no sucedió nada


Muchas veces, la desesperación que genera el miedo a los ascensores, produce que las personas que lo padecen se comporten de manera incorrecta intentando abrir las puertas en cualquier momento o pidiendo a alguien que está afuera que venga a socorrer. Esto puede ser muy peligroso para quien va a dentro como para quien quiere ayudar. Por eso, hay que recordar las medidas de seguridad y de correcta utilización de los ascensores para evitar accidentes:

Comentar No tiene comentarios.

Tap