Agregar como página favorita
Tu correo electrónico:
 
¿Te animás a pintar las paredes de tu casa sin la ayuda de un pintor?

Ver resultados

Ver más

Qué tener en cuenta antes de traer un gato a casa

 
Página 1 de 2
Fecha de última actualización:23/05/2016
Qué tener en cuenta antes de traer un gato a casa
Al pensar en una mascota, los gatos son una opción que resulta adecuada hasta para los pequeños departamentos de la ciudad: no requieren demasiados cuidados, son independientes y pueden llegar a ser muy compañeros y cariñosos con sus dueños.

Los gatos son animales que se adaptan a las situaciones más diversas: pueden estar cómodos tanto en una casa con niños, siempre acompañados, o viviendo con una persona sola que está afuera todo el día. No es necesario sacarlos a pasear ni a hacer las necesidades a la calle ni bañarlos cada quince días, por lo que le dan muy poco trabajo a su dueño.

Por lo general, cuando se incorpora un gato a la familia, se elige un cachorro, pero un gato adulto podría también adaptarse a las nuevas condiciones si se le da tiempo. El gato puede ser adquirido en una veterinaria o en un criadero y la elección de la raza dependerá solamente del gusto estético, ya que las características de personalidad no varían mucho de acuerdo a esta: todos los gatos son curiosos e independientes y habrá que conocer las características propias del que se adopte.

En el caso de llevar un cachorro a casa, hay que tener en cuenta que es fundamental para la salud del gatito que se lo haya dejado hasta el mes y medio de vida junto a su madre. Así podrá alimentarse de leche materna, con todos los beneficios que le aporta y, además, podrán aprender de sus pares importantes hábitos de comportamiento.

Los gatos que no fueron amamantados y que se criaron con biberón suelen ser menos juguetones, más caprichosos con la comida y más ariscos.

Cuando el gato es destetado, cumplido el mes y medio de vida, debe recibir una alimentación completa y balanceada –que nunca está asegurada si se lo alimenta con las sobras de la casa-. Por eso conviene asesorarse con el veterinario para que él indique qué alimento es el más adecuado para esa etapa. En la medida que crezca, el alimento se irá cambiando de acuerdo a sus necesidades.

A la hora de ir a buscar al gatito al lugar donde se lo adoptó, habrá que llevar una “jaulita”, que es como una cucha con puerta de rejas plásticas. Ese mismo transporte servirá para llevarlo al veterinario y para cualquier traslado que sea necesario realizar.

En casa, habrá que tener un par de recipientes para el agua y para la comida, así como una “cama”, que puede ser de las que venden en los negocios especializados, una manta en el piso o una caja de cartón con algún relleno blando, que habría que ubicar en algún lugar tranquilo y cálido de la casa, preferentemente cerca de una estufa que se encienda durante el día. No conviene colocar esta cama en los dormitorios –porque el gato va a tender a subirse a la cama- y mucho menos en los cuartos donde duermen los niños.

También hay que tener en cuenta dejar la puerta abierta para que el animal pueda salir a hacer sus necesidades durante la noche, si así lo desea.

Comentar No tiene comentarios.
¿Tenés un gato en tu casa?

Ver resultados

Ver más


Tap