Agregar como página favorita
Tu correo electrónico:
 
¿Te animás a pintar las paredes de tu casa sin la ayuda de un pintor?

Ver resultados

Ver más

La muerte de una mascota: la pérdida de un ser querido

 
Fecha de última actualización:10/05/2015
La muerte de una mascota: la pérdida de un ser querido
Cuando una mascota muere, el dolor y la angustia suelen ser tan fuertes como los provocados por el fallecimiento de un familiar. Por eso, la etapa de duelo y aceptación de esta pérdida lleva su tiempo y debe ser respetada como tal.

Las mascotas ocupan un espacio muy importante en la vida de las personas que las consideran compañeras y fuentes de apoyo y cariño. Justamente esta es una de las razones que, según explican psicólogos de la Universidad de Nueva México, lleva a que la muerte de una mascota provoque un impacto emocional tan significativo como la de un familiar.

Lamentablemente, la pérdida de este ser querido que tanto dolor conlleva, en muchos casos es subestimada por amigos, conocidos, compañeros de trabajo o familiares, haciendo esta situación aún más difícil, afirma el doctor Paul Clements. Por eso, es fundamental comprender y aceptar el dolor de las personas que acaban de perder a su mascota, para que puedan llevar adelante este proceso de la mejor manera posible.

También es importante que el dueño de la mascota tenga presente que sufrir ante la muerte, pérdida o robo de un animal, es tan normal como el duelo por el fallecimiento de un ser humano.

Si bien todo duelo es una experiencia particular, la Sociedad Humana de los Estados Unidos, brinda una serie de consejos que pueden contribuir a sobrellevar la pérdida de una mascota:

  • No dudar en que se puede encontrar una escucha comprensiva en otra persona
  • Reconocer el dolor que se está sintiendo y expresarlo
  • Escribir lo que uno siente
  • Buscar apoyo en sociedades protectoras de animales preparadas para brindarlo

En el caso de los más chicos,  esta pérdida puede ser su primer contacto con la muerte, sin embargo, no hay que tratar de protegerlos diciéndoles que el animal se escapó porque esto provocaría falsas esperanzas y sentimientos de traición al descubrirse la verdad. Expresar el propio dolor puede contribuir a que los niños elaboren sus sentimientos.

Si es una persona mayor que vive sola la que acaba de perder a su mascota , lo más indicado es que la familia y quienes la rodean sean su fuente de contención, para evitar de esta manera el aislamiento y la sensación de vacío que puede provocarle dicha pérdida.

Muchas personas tratan de suplir la muerte de una mascota con la llegada de un nuevo animal al hogar. En estos casos, hay que tener en cuenta que cada animal tiene su propia personalidad y uno nuevo jamás reemplazará la pérdida.

Por eso, los especialistas advierten que hay que tomarse el tiempo suficiente para elaborar el dolor y considerar en detalle las responsabilidades de adoptar una nueva mascota.

Fuente: Diario La Nación, 8 de mayo de 2010

Comentar No tiene comentarios.

Tap